El templo de Messi se le cae encima a Klopp

Leo Messi marcó su primer gol con el Barça un 1 de mayo. Fue en 2005, en plena cabalgata del Barça de Rijkaard hacia su primer título de Liga. Catorce años y nueve alirones después (ya son 10 campeonatos en estos quince años), en otro Primero de Mayo, Leo llegó a los seiscientos goles como jugador del primer equipo del Barça. Lo hizo con dos golazos, una obra de arte el segundo, que sirvieron para encauzar la semifinal de Champions frente al Liverpool, el ogro, el favorito, al que el entrenamiento secreto en la comarca vecina no sirvió para romper el hechizo del Camp Nou, del que Klopp había cometido la osadía de dudar en la víspera.

El Barça ganó por 3-0, con goles de Luis Suárez y Leo Messi (2), sobreponiéndose a un Liverpool que llevó el partido al terreno que pensaba que necesitaba. El conjunto de Valverde se sintió sorprendentemente cómodo en un escenario de guerrilla y de contras constantes. Jugó serio en defensa, sin dejar maniobrar con comodidad al Liverpool. Se avanzó con el gol de Suárez, después resistió en los mejores momentos del Liverpool y después Messi, el Gran Sacerdote del Templo, sentenció, como había hecho con la Liga unos días antes.

Un concierto de rock

El Liverpool buscaba un partido de ritmo alto de juego y lo encontró. Ahora bien, a la vista de los acontecimientos, tal vez no le interesabatanto meter el turbo en el Camp Nou. Sorprendentemente, el conjunto barcelonista llegó al descanso indemne tras un primer tiempo con un guión que parecía escrito a beneficio del equipo de Klopp. Lejos del fútbol-control y melodioso con el que todo el mundo reconoce al equipo azulgrana, el Camp Nou fue escenario de un concierto de rock and rollde lo más agresivo.

Los primeros acordes de los ingleses en ese recital de velocidad y agresividad no tuvieron ningún trazo de complejo alguno. El Liverpool presionó y, pese a la baja de Firmino, jugó con tres arriba con Wijnaldum como ‘falso nueve’ y con Salah y Mané causando muchos problemas a Alba y Sergi Roberto, respectivamente. Klopp buscó ganar la espalda de la zaga barcelonista por las bandas, con acciones de los dos laterales en busca de sus dos delanteros más rápidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s